logo

EXCLUSIVA VENETA CUCINE: ¡TU SEGURIDAD ANTE TODO!

Para subsanar el problema de sobrecalentamiento que podría desarrollarse bajo la placa de inducción, Veneta Cucine insertr un panel aislante que permite mantener una ventilación adecuada en toda la zona.

Cada vez más habitual en las cocinas de nueva generación, la placa de inducción representa la evolución moderna de los antiguos hornillos de gas, desde siempre fieles aleados en la cocina.
Cocinar bien no es solo una cuestión de habilidad personal: también cuenta los soportes técnicos. Sin duda se puede hacer mejor si se tiene en la cocina a disposición una placa que permite, por ejemplo, regular de manera precisa la potencia de la llamada o cocinar de modo uniforme, gracias a una distribución equilibrada del calor.
Las nuevas placas de inducción son preciosos objetos de diseño, modernos y elegantes. Y tienen, al menos, dos grandes ventajas añadidas: una indiscutible practicidad de limpieza y una mayor velocidad de cocción de los alimentos.

Las placas de inducción no necesitan instalaciones de gas y no generan llama, lo único que se calienta es el recipiente.
Sin embargo, conviene tener en cuenta que además de en la zona de cocción, una parte del calor se desarrolla bajo la propia placa de inducción y podría dañar la encimera o posibles materiales posicionados en el interior de la base.

Para subsanar el problema, Veneta Cucine introduce precisamente debajo de la encimera un panel aislante que sirve de pantalla. Esta solución está asociada a un procesamiento concreto presente en las encimeras (tanto en las de laminado como en las de cuarzo) que permite mantener una ventilación suficiente en toda la zona. También el respaldo de la base en el cual está posicionada la placa se rebaja. Otro elemento para evitar problemas de ventilación.